Nuria es  una novia que quería un tocado réplica de ramo en porcelana. Cuando contactó conmigo tenía ya muy claro como era

su ramo. Así todo fué rodado para diseñarlo. Su ramo pertenece a la floristería Las Camelias en Alcorcón.

 

   

Empecé a fabricar las piezas y le presenté  varios prediseños, que te resumo aquí en los dos últimos que le gustaron. Aún no teniá decido el peinado por eso se decantó por estos dos, asimétrico y simétrico a espera de saber el peinado.

 

 

Al final se decantó por simétrico porque llevaría un recogido bajo trasero. Además me tuvo que decir su perímetro craneal para ajustar la forma y largura del alambre sobre el que iban a ir las piezas.

Para mayor seguridad como sujección incorporé peinecillos y presillas laterales. Tengo que decir que siempre pregunto si cuenta con estilista especializado en peinado de novia porque si no esta acostumbrado a colocar un tocado y mas si es de porcelana puede romperlo o colocarlo mal. Si la novia no me lo puede confirmar le aconsejo poner peinecillos.

Como iba a llevar velo sujeto con peinecillo para que no interferieran ambos peinecillos coloque 2 laterales. Durante el proceso de montaje le fuí mandando fotografías, ya que el prediseño y premontaje puede variar un poco. Ello es debido a que se van prefijando las piezas al alambre que las sujetas y puede que halla que colocar más piezas para rellenar. Esto sólo ocurre en tocados muy cargados. Aún así a todas mis clientas les aviso y si tengo que introducir alguna pieza mas les envío fotografías.

Una vez que me confirmó que le gustaba hay que concertar la prueba de diseño. Supone que te lo tienes que probar para ajustar a tu cabeza y volúmen de pelo. Como vivía en Madrid la prueba se pudo hacer presencialmente. Si no hubiese tenido que ser por videconferencia y sobre modelo de cabeza que tengo en mi taller. A mi me gusta que la prueba de diseño coincida con la prueba de peinado, ya que es el momento en el que se puede probar con el peinado que se va a llevar a la boda o evento. En este caso no fue posible.

   

Nuria estuvo encantada con el tocado y me mando fotografías de su boda realizadas por Eduardo Allanegui.